Lo mejor de CIPER 3: El periodismo que remece a Chile

(Catalonia-PeriodismoUDP, 2015)

CIPER, Centro de Investigación e Información Periodística

Un nuevo tomo de los mejores reportajes realizados por el Centro de Investigación Periodística, cuyas denuncias han golpeado a la opinión pública y dado un giro a la realidad nacional. CIPER ha revelado información que ha puesto al descubierto los principales escándalos e irregularidades que dan cuenta de corrupción y abuso de poder en Chile.

• Esta tercera parte de la exitosa serie El periodismo que remece a Chile, recopila los casos más contingentes y polémicos investigados por CIPER durante los últimos tres años.

• Este grueso volumen, de casi 500 páginas, contiene reportajes que abordan en profundidad el tema del manejo de dineros en la política: casos Penta, Soquimich, Caval, entre otros.

• Además incluye el caso del cura Joannon y las adopciones ilegales; el perdonazo del SII a Johnson’s; la manipulación de la información en el Censo de 2012 y la encuesta Casen; la Ley de Pesca; el diputado RN acusado de asesinatos en Neltume.

(Para leer un capítulo  del libro, elige la pestaña “Extracto”.)

(Para leer el prólogo de Pablo Simonetti y Sabas Chahuán, elige la pestaña “Presentación”.)

CIPER

El Centro de Investigación Periodística, CIPER, es una fundación independiente, sin fines de lucro, y cuyo principal objetivo es aportar al perfeccionamiento permanente de la democracia. Ha contado con financiamiento del Grupo Copesa e instituciones internacionales como la Open Society Foundation y la Fundación Ford.

Su misión es publicar reportajes de acuerdo a principios de máxima calidad e integridad profesional en su sitio web www.ciperchile.cl
Dirigido y creado por la periodista Mónica González, quien ha recibido importantes distinciones como los premios María Moors Cabot de Columbia University (2001), el premio Homenaje de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (2006), el Premio Mundial Unesco-Guillermo Cano de la Libertad de Expresión (2010) y el Premio Casa América Catalunya a la Libertad de Expresión, CIPER no tiene filiación política ni partidista. Su principal objetivo es la fiscalización del poder político, económico y social, para resguardar el buen funcionamiento de la democracia.

Desde su fundación, en mayo de 2007, numerosos reportajes publicados por CIPER han sido premiados tanto en Chile como en el extranjero. Este tercer volumen es fruto del convenio entre CIPER y el Centro de Investigación y Publicaciones (CIP), de la Facultad de Comunicación y Letras de la UDP, que tiene entre sus objetivos prioritarios desarrollar y promover el periodismo de investigación en Chile.

Gerente general de Corpesca, Francisco Mujica, lo corroboró a CIPER

Exasesor de diputada Marta Isasi revela pagos de Corpesca para financiar campañas políticas

Equipo CIPER

10 de mayo de 2013

El gerente general de Corpesca admitió a CIPER haber hecho aportes en dinero a la diputada Marta Isasi a través del pago al exasesor parlamentario e imputado por estafa, Georgio Carrillo por «estudios» sobre el sector pesquero. La primera revelación sobre estos pagos realizados en la fase previa y durante la tramitación de la polémica Ley de Pesca, la hizo en tribunales el exasesor de Isasi, y se constituyó en la primera confesión que detalla la fórmula que utilizaron algunos diputados para engrosar sus ingresos a través de la apropiación indebida de los pagos destinados a sus asesorías. Los delitos que se investigan son fraude al Fisco, cohecho y soborno.

Nadie hubiese pensado que la simple audiencia de formalización por estafa y otras defraudaciones de Georgio Carrillo Vercellino, principal asesor de la diputada Marta Isasi hasta noviembre de 2011, iba a abrir una puerta al intrincado mundo del lobby que realizan grandes empresas entre los parlamentarios y a las enmarañadas vías a través de las cuales hacen aportes a las campañas electorales. Porque fue el jueves 9 de mayo de 2013, en Valparaíso, que el ahora exasesor reconoció haber hecho mal uso de dineros correspondientes a asignaciones parlamentarias. Acto seguido detalló cómo lo había hecho siguiendo instrucciones de la propia diputada Isasi. Y fue más lejos: reveló haber recibido $25 millones de Corpesca, la principal empresa pesquera del Grupo Angelini, destinados a Isasi antes de que se iniciara la tramitación de la polémica Ley de Pesca en el Congreso, proyecto que ingresó a la Cámara de Diputados el 14 de diciembre de 2011(37).

En la audiencia en el Tribunal de Garantía de Valparaíso, el periodista Georgio Carrillo admitió haber recibido pagos por «estudios» realizados para Corpesca, la empresa pesquera extractiva más grande de Chile, que elabora alrededor del 25% del total capturado en el país. Gracias a estos papers, según Carrillo, la parlamentaria pudo recibir $25 millones en el periodo previo a su reelección, en diciembre de 2009, como diputada por Iquique (38).

CIPER llamó a Francisco Mujica Ortúzar, gerente general de Corpesca, quien reconoció que le pagó ese dinero a Carrillo y también que la empresa, cuyo presidente es Roberto Angelini, aportó a la campaña de la diputada Isasi, quien apoyó todos los articulados en la Ley de Pesca que favorecen a las grandes pesqueras.

De hecho, en la sesión de la Cámara de Diputados que aprobó las modificaciones a la Ley de Pesca, Isasi votó en contra del inciso que establecía que el Estado tiene el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de los recursos existentes y sobre el cual establece permisos o autorizaciones de extracción. Rechazó también la indicación que fijaba cuotas anuales de captura por especie en un área determinada o cuotas globales de captura, la que, además, establecía una rebaja de la cuota por imprevistos.

En correos electrónicos a los que CIPER tuvo acceso, está la constancia de la relación que establece el exasesor de la diputada Isasi con el gerente general de Corpesca, Francisco Mujica Ortúzar, en los que acuerdan realizar estudios sobre temas relacionados con la pesca en Chile por $25 millones, los cuales fueron retirados contra entrega del trabajo y la boleta de honorarios.

De acuerdo al testimonio entregado en la audiencia de formalización, Carrillo señaló que su «lealtad mal entendida» fue afianzando la confianza con la diputada, al extremo que en la campaña parlamentaria él estuvo dispuesto a emitir dichas boletas a Corpesca para generar recursos financieros usados en la misma campaña.

En uno de los correos, Georgio Carrillo le señala al gerente general de Corpesca, lo siguiente:

«Don Francisco: quería saber si tuvo ocasión de leer el informe o si requiere algún otro estudio, ya que la sra Marta me pregunta por la plata. Saludos».

La respuesta vino de inmediato de parte de Mujica:

«Georgio: He podido leer la primera parte y tengo varias observaciones que modificarle, dado que contiene supuestos un tanto antiguo… tipo año 2002… con una realidad un poco diferente. Independiente de lo anterior, creo que podemos arreglarlo fácilmente acá… mañana tengo una reunión de 10:30 a 11:30 apróx… así que podemos juntarnos después… y con eso fijamos de inmediato una primera cuota $10 mil. Para después de acuerdo a lo conversado fijamos el remanente. Saludos. FJMO» (sic) (39).

En otro mail al mismo Francisco Mujica, Carrillo se refiere a los dineros supuestamente triangulados a la diputada a través de la entrega de informes a la empresa pesquera, recordándole el compromiso adquirido con ella:

«Don Francisco: le adjunto cuatro minutas relacionadas con los temas que en su momento habíamos acordado, a fin que ud. los analice y ojala podamos darle curso al resto de los recursos que le había comprometido a la diputada Isasi, considerando que ya recibimos una partida de 10 millones (como bien ud recordará). Quedo atento a sus comentarios. Atte., Georgio Carrillo V. Periodista, Jefe de Gabinete» (sic) (40).

CIPER se comunicó con Corpesca para corroborar el pago de los dineros que el periodista Carrillo afirma que la empresa había comprometido con la diputada Isasi. Fue el propio interlocutor de los correos, Francisco Mujica Ortúzar, quien admitió haberle pagado $25 millones, agregando que fue «una de las tantas asesorías que nosotros pagamos por investigaciones pesqueras».

— ¿Qué calificación tiene el señor Carrillo para una investigación pesquera?

—Lo que pasa es que nosotros tenemos un Instituto de Investigación Pesquera del Norte, Inpesnor, donde se contratan diferentes tipos de estudio y desarrollamos con las universidades, como la Universidad de Tarapacá, estudios…

—Pero el señor Carrillo es un asesor parlamentario, no un académico.

—En la parte parlamentaria, no le puedo decir nada. No tengo idea.

— ¿Quién dirige Inpesnor?

—Miguel Ángel Escobar.

— ¿Miguel Ángel Escobar le dio instrucciones a usted para pagarle al señor Carrillo por estas asesorías?

—No creo que existan instrucciones para pagar asesorías…

—Pero es usted quien le pide los datos personales al señor Carrillo para pagar por sus servicios.

—Nuestra empresa opera en Iquique, Arica y Puerto Montt, pero nosotros somos los canceladores en Santiago, pues las cuentas bancarias se manejan desde acá.

— ¿Y estas asesorías fueron a raíz de la Ley de Pesca?

—Hay de todo, investigaciones y también estudios sobre articulados sobre la Ley de Pesca y sus impactos sociales y económicos.

—Se lo pregunto derechamente: ¿esas platas pagadas a Isasi fueron para que la diputada votara como votó en la Ley de Pesca?

—No, nosotros tenemos una relación con ella desde que partió en el norte y la seguiremos teniendo…

—Entonces, ¿ustedes le han financiado sus campañas electorales?

—Nosotros hemos hecho los mismos aportes a los parlamentarios pero en forma absolutamente legal, y si eso significa que los hemos ayudado, sí, a ella y a muchos más.

— ¿A quiénes más?

—No, eso no lo puedo decir, pues en la Ley Electoral las donaciones son absolutamente anónimas. Muchos actores políticos se acercan a nosotros y ella lo hizo para pedirnos que le ayudáramos a financiar su campaña.

Después de la entrevista al gerente general de Corpesca, CIPER se comunicó con la diputada Isasi para ratificar lo afirmado por Carrillo y Mujica. Pero ella negó que los dineros recibidos por su exasesor por los estudios a Corpesca hayan sido utilizados en sus campañas electorales:

«Como él (Carrillo) era mi asesor de confianza, seguramente pudo tener acceso a Corpesca para vender sus estudios, pero nunca esos dineros fueron a parar a mis cuentas. Mi situación económica es tan débil luego de la última campaña parlamentaria, que tuve que vender dos departamentos que tenía en Iquique y solo tengo uno que estoy pagando en Viña y que me costó $40 millones», señaló a CIPER.

«Nombres de confianza»  para triangular asignaciones

Las declaraciones del principal exasesor de Marta Isasi le abrieron un duro flanco a la diputada. Judicialmente, esta es la primera vez que un imputado en un proceso que investiga el uso ilícito que han hecho algunos parlamentarios de sus asignaciones, revela la fórmula en que incurrirían los congresistas para defraudar al Fisco con los millones que se les asigna para sus asesores. En los hechos, tal como lo reveló CIPER en anteriores reportajes sobre el fraude que cometieron algunos diputados con el dinero destinado a sus asignaciones parlamentarias (41), la trama estaba destinada a engrosar sus ingresos a través de la apropiación indebida de los pagos destinados a su personal de apoyo. En total, sumando la dieta, gastos operacionales y asesorías, los diputados reciben cerca de $13 millones al mes.

En la audiencia de formalización, Georgio Carrillo confesó que la parlamentaria por Iquique, a poco tiempo de empezar a trabajar con ella, le consultó cómo podría liberar dineros del ítem secretarias y asesores. «Fue así como en primera instancia empecé a boletearle, en paralelo al contrato de trabajo, lo que hicimos en reiteradas ocasiones hasta que se hizo insostenible, pues la modalidad era honorarios o contrato y no mantener dualidad laboral con el mismo empleador», indicó Carrillo en la audiencia de formalización por estafa y otras defraudaciones que investiga el fiscal de Valparaíso, Cristián Andrade (42).

Carrillo aseguró en el tribunal que luego Marta Isasi le pidió un «nombre de confianza» para seguir adelante con la emisión de boletas por servicios inexistentes. Según Carrillo, él le propuso el de su esposa, Johana Lorena Gallardo Baeza, lo que fue aceptado por la parlamentaria sin que la supuesta beneficiada se enterara del origen del dinero que recibía cada mes y que de inmediato Carrillo traspasaba por mano a la parlamentaria.

La versión de la diputada Isasi, quien inició el proceso al denunciar a Carrillo en noviembre de 2011, es radicalmente distinta. Asegura que se habrían emitido boletas de honorarios a su nombre y pagadas con fondos de la Cámara de Diputados sin que ella tuviera conocimiento de estas operaciones, por lo que el Consejo de Defensa del Estado presentó una querella contra su exasesor y su esposa, respaldando la denuncia que la parlamentaria presentó en la Fiscalía de Valparaíso.

«Se trata de un exasesor, yo lo pillé el año pasado, en noviembre, e hice la denuncia en la Fiscalía y ahí comenzó toda la investigación para comprobar la denuncia. El Consejo se hizo parte de la querella, porque aquí hay dineros de la Cámara de Diputados involucrados», explicó la parlamentaria a La Segunda, en agosto de 2012, quien entonces calculaba los daños en «$90 millones en el caso de la Cámara y a mi persona, $40 millones». Pero, además, aseguró que en una ocasión, al llamar a la Tesorería de la Cámara, se enteró que Carrillo tenía «contratadas a personas que yo no conocía, entre ellas la esposa de Georgio» (43).

El desmentido a los dichos de la diputada proviene de la extensa cadena de correos electrónicos que intercambió con su exasesor, Georgio Carrillo. Allí hay diálogos que evidencian que Marta Isasi sí conocía a Johana Lorena Gallardo Baeza, pues en misivas de octubre de 2011 se refiere a la esposa de Carrillo en un contexto de confesiones que le haría al exasesor, con quien supuestamente mantuvo una relación de tipo afectiva, tal como lo atestiguan los correos (44).

Solo un exdiputado condenado

Hay algunos diputados que han utilizado distintas fórmulas para abultar sus ingresos, pese a que mensualmente pueden destinar discrecionalmente un 8,5% de los $13 millones que reciben para pagar asesores, cuentas telefónicas, arriendos de sedes distritales, entre otros.

A mediados de 2009, CIPER publicó los gastos realizados por los congresistas con los dineros derivados de sus asignaciones parlamentarias. Esos pagos estaban sometidos a controles muy febles que no permitían determinar si las asesorías eran realizadas o no, o si las sedes declaradas por los congresistas realmente estaban destinadas a esa función, o si eran arrendadas a un tercero y no pertenecían a ellos mismos o a sus sociedades familiares. Para ejecutar la debida fiscalización sobre el dinero que el Fisco entrega a los parlamentarios para cumplir su labor, solo había tres funcionarios de la Dirección de Finanzas de la Cámara de Diputados. Cada uno debía mantener el control contable sobre los gastos de 40 parlamentarios (45)

De los procesos originados en su momento, solo el exdiputado Maximiano Errázuriz (RN) ha sido condenado por defraudar al Fisco por uso ilícito de sus asignaciones parlamentarias, por concepto de arriendo de sus sedes. Su condena fue de cuatro años de libertad vigilada, una multa y la imposibilidad de por vida a optar a un cargo público. Los otros tres diputados acusados e investigados desde 2009 por el mismo delito fueron: Julio Dittborn (UDI), subsecretario de Hacienda del Gobierno de Sebastián Piñera; Jorge Sabag (DC), a quien finalmente lo protegió su fuero parlamentario; y Claudia Nogueira (UDI), quien se libró de una condena luego de llegar a un acuerdo extrajudicial con la Fiscalía. Nogueira devolvió al Estado unos $30 millones, canceló otros cinco millones adicionales a Un Techo Para Chile y quedó sujeta a firma mensual en la fiscalía por los siguientes 18 meses. En virtud del acuerdo extrajudicial, no registra prontuario alguno por el ilícito cometido. Tampoco pagó ningún costo político: en 2013 la UDI apoyó su reelección, por segunda vez, como diputada por el distrito 19 (Independencia y Recoleta).

La modalidad que habría empleado la diputada Isasi es la misma que en su momento utilizó la diputada Nogueira, de acuerdo a la versión que entregó Carrillo ante el tribunal. Nogueira registró como asesores ante la Cámara de Diputados a dos personas, las que, de acuerdo a la investigación de la Fiscalía, no hicieron nunca ni un solo trabajo para la parlamentaria y traspasaban el dinero fiscal percibido a una cuenta bancaria de la misma congresista. Los mencionados asesores —Jaime Jullian y Jenny Acevedo— recibían cheques mensuales por alrededor de $800 mil y un millón de pesos respectivamente, montos que luego depositaban en una cuenta bipersonal de la congresista y su esposo, el exalcalde de Recoleta y militante de la UDI, Gonzalo Cornejo.

Las votaciones de Isasi en la Ley de Pesca

En la sesión de la Cámara de Diputados que aprobó las modificaciones a la Ley de Pesca, en julio de 2012, la diputada Marta Isasi apoyó explícitamente todos los articulados que favorecen a la explotación industrial pesquera. Respecto de las cuotas de extracción, la parlamentaria votó en contra de reemplazar la expresión «serán indefinidas» por «tendrán un plazo de 10 años, renovables», una precisión que limitaba en algo el poder de las grandes pesqueras. Finalmente, no se definió un plazo para las cuotas de extracción, aunque sí se fijó un límite temporal de 20 años renovables para las licencias clase A, es decir, las de las grandes pesqueras en plena explotación.

Isasi también rechazó la indicación que no consideraba renovables los 20 años de plazo de las licencias, y que obligaba a las pesqueras a postular nuevamente una cuota de extracción, la que en todo caso se aprobó. Y respecto a la creación del Fondo de Estabilización para los trabajadores de la industria pesquera, primero se opuso a la admisibilidad de la indicación, pero al ser esta aprobada, votó a favor.

La diputada rechazó igualmente el inciso que reservaba exclusivamente a la pesca artesanal, y desde el tercer año de la publicación de la ley, el ejercicio de actividades pesqueras extractivas sobre la reineta. Según ese inciso que no fue aprobado, los permisos de pesca industriales caducarían a partir de la misma fecha.

Respecto del reconocimiento de los pueblos originarios vinculados al borde costero, a los cuales se les otorgarían los mismos derechos que a las otras entidades pesqueras, Isasi se opuso, contribuyendo a que este punto no fuese incorporado en la ley. Asimismo, rechazó la indicación que prohibía el empleo de sistemas de pesca de arrastre, otro punto en que la posición de las pesqueras prevaleció. La diputada Isasi también votó en contra de establecer un fraccionamiento de la cuota global de captura, indicación que estaba destinada a proteger las especies al borde del colapso por la sobreexplotación, la que finalmente prosperó.

En un punto crucial de la Ley de Pesca para romper con el monopolio que ejercen en el sector siete familias de nueve grupos económicos46, Isasi rechazó establecer que, del total de la cuota global industrial de las pesquerías en plena explotación, se reservara anualmente un 5% de manera exclusiva para empresas de menor tamaño, que acrediten a lo menos tres años de operación. Dicha cuota sería asignada a través de licitación y efectuada a través de embarcaciones pesqueras artesanales, a excepción de aquellas pesquerías que por sus condiciones naturales requieran la utilización de embarcaciones de mayor tamaño para su captura, caso en el cual podrá recurrirse a naves de la flota industrial. Este punto no quedó plasmado en la ley final.

Nota de la redacción

El 8 de agosto de 2014, la abogada del Consejo de Defensa del Estado, Irma Soto, presentó ante el 4º Juzgado de Garantía de Santiago una querella por cohecho y soborno contra la exdiputada Marta Isasi [que no fue reelegida en las parlamentarias de 2013]; el exgerente general de Corpesca, Francisco Mujica y Georgio Carrillo (RIT 8347-2014). La causa se inició en Iquique, pero fue derivada a Santiago al considerarse que el primer contacto entre Isasi y Mujica (en 2009) fue en la oficina de este último, ubicada en la comuna de Las Condes, en Santiago. La investigación está ahora en manos del fiscal Carlos Gajardo, pero aún no hay formalizados.

En mayo de 2015, poco antes del cierre de esta edición, la exdiputada Marta Isasi declaró ante el fiscal José Antonio Villalobos. En esa diligencia se le preguntó por los $27,7 millones que recibió en 2009 de parte de Francisco Mujica para que favoreciera a la empresa en la votación de la Ley de Pesca (2011), así como por un nuevo hecho que se investiga: las boletas que su jefe de gabinete, Esteban Zavala González (quien reemplazó a Georgio Carrillo en esa función) entregó a Corpesca. Al igual que en el caso de Carrillo, las boletas de Zavala fueron utilizadas para justificar pagos por servicios que nunca se prestaron. El dinero, que fue recibido entre 2010 y 2013, terminó en manos de Isasi.

El segundo hecho que surgió al cierre de esta edición fue la querella que interpuso el Servicio de Impuestos Internos (SII) en mayo de 2015, en contra del exgerente de Corpesca, Francisco Mujica, y Georgio Carrillo, por los $27,7 millones que este último recibió de Corpesca por servicios no realizados a través de tres boletas de honorarios (será imputado por el delito de facilitar documentación tributaria «falsa» y por la «omisión maliciosa» de declaraciones). En su declaración ante Impuestos Internos, Carrillo afirmó: «Estas platas las comprometió Corpesca a la diputada Isasi para apoyar su campaña política, como acuerdo entre el gerente general Francisco Mujica y la diputada Isasi. Dado que lo dineros no se podían entregar directamente, se buscó este mecanismo para entregarlos, donde el dinero pasaba íntegramente por mis manos y se iba el 100% a manos de la diputada». Sobre el contenido de los informes, Carrillo declaró: «No los realicé yo, ya que no tengo conocimientos de pesca, los informes fueron emitidos por la Biblioteca del Congreso Nacional. Lo que hice fue un copy-paste, eliminando los membretes de la Biblioteca» (47).

 

(37) La tramitación de la Ley de Pesca en el Congreso comenzó el 14 de diciembre de 2011. Ese mismo día se despachó a las comisiones de Pesca, Acuicultura e Intereses Marítimos y de Hacienda de la Cámara de Diputados. Ver detalle en:

http://www.camara.cl/pley/pley_detalle.aspx?prmID=8488&prmBL=8091-21.

(38) En la investigación judicial se constató finalmente que el dinero triangulado por Georgio Carrillo para la diputada Isasi, proveniente de Corpesca, ascendió a $27,7 millones distribuido en tres boletas de honorarios por servicios que nunca se hicieron.

(39) Ver correo electrónico en http://ciperchile.cl/pdfs/05-2013/isasi/correos1.pdf

(40) Ver correo electrónico en http://ciperchile.cl/pdfs/05-2013/isasi/correos2.pdf

(41) CIPER ha develado en sucesivas investigaciones cómo algunos diputados han autorizado el pago fraudulento de asesorías o asignaciones con cargo a los fondos destinados por el Estado para que puedan cumplir su función legislativa a cabalidad. En los hechos, estos dineros han sido triangulados a sus propias cuentas, engrosando así ilegalmente su dieta parlamentaria. El Ministerio Público abrió un juicio por fraude al Fisco sobre algunos de estos hechos, tras lo cual resultó condenado un solo diputado: Maximiano Errázuriz (RN). Las principales investigaciones de CIPER sobre el tema son:

Peña, Cristóbal y Ramírez, Pedro: «Fiscalía decide formalizar a diputada Nogueira e investiga pagos de la Cámara a asesores», CIPER, 12 de junio de 2009. En http://ciperchile. cl/2009/06/12/fscalia-decide-formalizar-a-diputada-nogueira-e-investiga-pagos-de-la-camara-a-asesores/

Ramírez, Pedro: «Las verdaderas cifras del dinero de los diputados: Fiscalizadores sin control», CIPER, 26 de junio de 2009. En http://ciperchile.cl/2009/06/26/las-verdaderas-cifras-del-dinero-de-los-diputados-fscalizadores-sin-control/

Skoknic, Francisca: «Los enredos de Sabag y Cía.: Diputado arrienda sede distrital a su padre y socio senador», CIPER, 13 de agosto de 2009. En http://ciperchile.cl/2009/08/13/los-enredos-de-sabag-y-cia-diputado-arrienda-sede-distrital-a-su-padre-y-socio-senador/

Figueroa, Juan Pablo: «Maximiano Errázuriz: el único condenado de los cuatro diputados que malversaron asignaciones parlamentarias», CIPER, 12 de diciembre de 2011. En http://ciperchile.cl/2011/12/12/maximiano-errazuriz-el-unico-condenado-de-los-cuatro-diputados-que-malversaron-asignaciones-parlamentarias/

(42) El 19 de mayo de 2014, Marta Isasi fue formalizada en el Juzgado de Garantía de Valparaíso por fraude al Fisco, mientras que su exasesor, Georgio Carrillo, lo fue por los delitos de estafa, falsificación de documento y fraude. La causa se había iniciado en 2011 cuando la entonces diputada se querelló contra Carrillo y terminó dando un vuelco tras la declaración de este último respecto al uso fraudulento de las asignaciones parlamentarias de Isasi. El persecutor a cargo es el fiscal jefe de Valparaíso, Cristián Andrade, quien en diciembre de 2014 pidió ampliar el plazo de la investigación. Ese fue el último movimiento de la causa antes del cierre de esta edición.

(43) «CDE se querelló por fraude al Fisco contra exasesor de diputada Isasi», La Segunda, 16 de agosto de 2012, en

http://www.lasegunda.com/Noticias/Politica/2012/08/773179/cdese-querello-por-fraude-al-fsco-contra-ex-asesor-de-diputada-isasi

(44) Ver correos electrónicos en http://ciperchile.cl/pdfs/05-2013/isasi/mail.pdf

(45) Figueroa, Juan Pablo: «Maximiano Errázuriz: el único condenado de los cuatro diputados que malversaron asignaciones parlamentarias», CIPER, 12 de diciembre de 2011. En http://ciperchile.cl/2011/12/12/maximiano-errazuriz-el-unico-condenado-de-los-cuatro-diputados-que-malversaron-asignaciones-parlamentarias/

(46) Figueroa, Juan Pablo: «Los nueve dueños del mar», CIPER, 25 de enero de 2012. En http://ciperchile.cl/2012/01/25/los-duenos-del-mar-chileno/

(47) Carvajal, Cynthia: «SII se querelló contra asesor de Marta Isasi y exgerente de Corpesca por boletas “falsas”», El Mercurio, 11 de mayo de 2015. En http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2015-05-11&dtB=17-06-2015%200:00:00&PaginaId=10&-bodyid=3

*A continuación reproducimos las presentaciones realizadas por el escritor Pablo Simonetti y el entonces Fiscal Nacional, Sabas Chahuán, en el lanzamiento de Lo mejor de Ciper 3, realizado en la Feria del Libro Internacional de Santiago, en noviembre de 2015.

 

El ruido y la furia

Pablo Simonetti

Lo mejor de Ciper 3 se lee con la voracidad que despierta una buena novela de intrigas, pero con la desazón de que todo lo que leemos está pasando en Chile hoy.

Literariamente hablando, los personajes de cada intriga están bien perfilados, lo que permite seguir historias complejas –cuajadas de nombres, referencias y líneas de investigación­– con asombrosa facilidad, nada menos que una ironía cuando pensamos que estos personajes pusieron gran empeño en no dejar rastro alguno.

¿Qué dice este libro de nosotros los chilenos, de nuestra cultura del poder?

Antes que nada, dice que el éxito se ha convertido en un fin en sí mismo, aunque sea a costa de de instituciones tan valiosas como el INE, el SII, el Congreso, los partidos políticos o la Presidencia. No parece importar si se pasa por encima de reglas básicas del actuar público con tal de salir electos, no importa atropellar nuestros principios éticos si se consigue más dinero para la campaña, no importa sacar de la manga a 800.000 personas si pretendo vociferar que hice el mejor censo de la historia. En otras palabras, no importa socavar las bases que nos sustentan si logramos alcanzar un límite superior más alto todavía.

Así es como el Estado se vuelve una caja de resonancia de nuestras ambiciones. Todos sabemos que el poder envanece, pero lo que ha sucedido es que personas en un comienzo bienintencionadas, al hacerse con el poder, se volvieron codiciosas y se llenaron de recelo, motivadas sin duda por un afán de invulnerabilidad. La mayoría llegó a sus altas posiciones por su compromiso, su lealtad, su esfuerzo, su generosidad, su inteligencia, pero una vez en el poder se olvidaron de que fueron esas las virtudes que los pusieron ahí; y temen y presionan y niegan.

A nosotros los de a pie nos horroriza, porque la mezquindad de un poderoso es la más difícil de entender, aunque se trate, como lo comprobamos en este libro, de un hecho tan común. Piensen nada más, por ejemplo, en el envanecimiento del cura Joannon, que llegó convencerse de que podía hacer y deshacer con la vida de sus feligreses y que, cuando se lo echaron en cara, reaccionó con soberbia. Llegan con el bien como fin y salen con los dedos crispados, aferrándose a su pequeña cuota de poder.

Ser invulnerables, ¿no es lo que secretamente deseamos todos? Queremos que nuestro mundo no tiemble bajo nuestros pies. La metáfora telúrica no es nada casual, forma parte de nuestra identidad. El problema es que el afán de invulnerabilidad de un poderoso resulta nefasto para el bien común, porque en caso de ser necesario, en primerísimo lugar velará por su propio interés. Es el dilema del poder que ha sido una ecuación difícil de resolver desde los primeros tiempos del hombre.

En el libro, este mal no solo lo padecen los grandes nombres incriminados por las investigaciones, sino también una legión de asesores, tinterillos, operadores de segunda línea, todos listos a sacar la más mínima ventaja sin el menor escrúpulo.

De ahí mi idea de que hay un rasgo cultural, como si el poder –que se traduce en el éxito de ganar el negocio, de ganar la elección, de ganar la admiración de la gente– lo justificara todo.

Cuando estamos abajo, somos solícitos, leales, generosos, pero ¡ay! de que lleguemos arriba, porque dichas virtudes flaquean.

No a todos los chilenos el poder los trastorna de esta manera, pero este rasgo cultural se ha vuelto cada vez más visible y se le justifica cada día más en la vida diaria de la gente.

No hay escritor que haya mostrado mejor esta clase de codicia que Shakespeare, especialmente en sus tragedias. Macbeth, Hamlet y Rey Lear tratan precisamente de cómo esta búsqueda desesperada de la invulnerabilidad se estrella siempre con el muro de la muerte.

Unas brujas le vaticinan a Macbeth que será rey. Una vez conseguido el poder mediante el asesinato del rey anterior, la culpa, el miedo y, lo peor de todo, el ansia de más poder vuelven a Macbeth y a su mujer paranoicos, tiránicos y crueles. Llegan al extremo de matar a Banquo, su mejor amigo, para asegurarse de que sea su descendencia la que se convierta en un linaje de reyes y no la de él, como lo había anunciado el oráculo. Hasta que lady Macbeth, atormentada por el peso de su conciencia, enloquece y muere. Al conocer la noticia, Macbeth dice:

“Morir estaba en su futuro.

Ya habría habido un momento para tal palabra.

El mañana, el mañana, el mañana

se desliza de día en día con paso mezquino,

hasta la última sílaba del tiempo dado,

y todos nuestros ayeres han alumbrado a los necios

en el camino hacia el polvo de la muerte.

¡Apágate, llama fugaz! La vida

es sólo una sombra errante, un burdo actor

que apenas un momento se pavonea y agita

sobre el escenario, y nunca vuelve a ser oído.

Es un cuento contado por un idiota,

lleno de ruido y de furia,  y que no significa nada.” (*)

Cuando uno termina de leer Lo mejor de CIPER 3 tiene la sensación de que nuestro país se ha llenado de estos burdos actores que se pavonean y agitan sobre el escenario, sin la menor conciencia de la fragilidad y la muerte. Es por esto que con el concurso de una prensa alerta –como  Ciper–, de la presión de los ciudadanos, de un aparato judicial independiente, de los observatorios anticorrupción -–como el que acaban de estrenar Espacio Público y Ciudadano Inteligente­– y, en especial, de la educación de nuestros niños y jóvenes, debemos lograr que quienes nos gobiernen no se dejen ensordecer por el ruido y la furia, sino que se mantengan conscientes de su vulnerabilidad, sin pretender desterrarla, sin albergar el secreto deseo de volverse inmortales.

(*) Traducción de Armando Roa Vial.

 

“CIPER se ha venido transformado en referente de altos estándares periodísticos”

Sabas Chahuán

Lo primero que debo expresar son mis agradecimientos al Centro de Investigación Periodística. Sin ningún asomo de zalamería, es un alto honor el que se me hace y espero no ser el invitado de piedra, como se ha dicho de mí un par de veces.

No quiero caer en un lugar común, pero, sinceramente, yo debería estar ahí entre los asistentes y no aquí presentando este tercer libro sobre Lo mejor de CIPER. Y lo digo por varias razones, entre ellas: porque mi especialidad, si es que no suena presuntuoso ya calificarse como “especialista” en algo, no es presentar un libro (si lo he hecho fue una obra de Derecho y en un ámbito académico, bastante más “protegido” por así decirlo); en segundo lugar, porque en todo a lo que periodismo se refiere soy un “amateur” y tercero, pero no menos importante, por el calado intelectual y literario de mi accidental “colega” presentador (Pablo Simonetti), donde todo lo que yo diga, estoy cierto, puede parecer “deslavado” o derechamente aburrido.

Es imperioso destacar que hoy, como anticipé, se lanza (expresión que no me agrada, porque hasta ahora, nunca en ceremonias como ésta me han arrojado un libro) la tercera versión del compendio y que, una vez más, en sus páginas se incorporan varios temas que están siendo investigados por el Ministerio Público, lo que viene a evidenciar, sin perjuicio de lo que más adelante diré, que la publicidad y transparencia de los procesos penales del actual sistema de justicia criminal llegaron para quedarse, a diferencia del sistema antiguo, opaco, reservado y comprensible y accesible sólo para unos pocos iniciados.

Pero además, demuestra que, entre una institución pública y persecutora como es la Fiscalía y una privada como CIPER, puede existir, y lo subrayo, una vocación común de búsqueda por constatar y esclarecer hechos de la forma más objetiva posible.

El aserto anterior, se hace patente, además, si uno recuerda que, incluso, algunos de los reportajes que están en el libro dieron origen posterior a causas actualmente en tramitación en la Fiscalía. Evidentemente, y por eso mismo, no es posible referirse a investigaciones que se encuentran vigentes, pero creo que no peco de infidente si “revelo” que el devenir procesal de varias de estas causas se enriela por la senda que esbozó o derechamente abrió CIPER.

Creo que ese es un reconocimiento cierto a la seriedad, documentación y profundidad que, casi sin excepción, tienen los trabajos que publica este centro de investigación.

En este punto estimo necesario plantear una reflexión sobre las ventajas de la publicidad versus la reserva de las actuaciones del sistema antiguo, inquisitivo a lo Torquemada, y cómo ello incide en la posibilidad de un real escrutinio público a través de la difusión de las audiencias por los medios de comunicación. Creo, sin duda, que la publicidad, tal como la luz solar desinfecta, puede eliminar vicios, componendas o corruptelas de manera eficiente e incruenta. Pienso que, tal publicidad, sólo debe reconocer cómo límites las garantías ciudadanas y las normas legales, partiendo por la presunción de inocencia y ahí todos, incluyendo al periodismo, tenemos una muy importante tarea, para cautelarlas. No creo en que se haga un  verdadero “reality” judicial, pero sí creo en la difusión de las actuaciones, en conformidad a la ley, que impone resguardar la intimidad, la seguridad y la honra de las personas.

Esta creencia, entiéndase, se aleja decididamente de caer en exageraciones, llevando el debate jurídico a los medios de comunicación o a buscar lograr ventajas a través de la prensa o a convertirnos en un Savonarola jurídico, que ejecuta en la plaza pública a sus contrarios.

Y, en relación con ello, creo que -no sólo en éste, sino en todos los casos-  el periodismo serio y sus cultores, a su vez, son fundamentales para elevar los estándares de transparencia tanto públicos como privados.

El periodismo ejercido por CIPER en este volumen y en general en su labor cotidiana, aborda una serie de hechos de la mayor trascendencia pública, que provocan un impacto capaz de remecer las expectativas ciudadanas en materia política, económica y judicial. Lo hace dotando de contexto, perspectiva y profundidad, además de lograr que temas complejos sean noticias comprensibles para el público.

Creo que CIPER se ha venido transformado en referente de altos estándares periodísticos, en momentos en que algunos medios de comunicación parecen sucumbir a la tentación de la inmediatez, incluso a costa de la fidelidad de los hechos, o se permiten ser cajas de resonancia para discursos instrumentales de partes interesadas, muchas veces disfrazadas de voces pretendidamente técnicas y que aparentan ser neutras.

Y no sólo eso, sino que lo hace en medio de la creciente tiranía de las redes sociales. Me explico: Twitter, Facebook y otras, son medios de una notable penetración y utilidad indiscutible, aunque en ocasiones, lamentablemente, algunos cobardes se amparen en ellas. Y muchas veces un “meme” o un “viral” devienen en “fuentes” de una publicación o transmisión poco avisada o derechamente frívola. Por eso se valora aún más un periodismo meditado, serio e investigativo, que se desprenda de esa búsqueda del “golpe noticioso” inmediato y efímero, postergando la seriedad y profesionalismo periodísticos.

Los profesionales de CIPER no caen en el fácil recurso del “cuentan que”, del “se dice” o de las “fuentes cercanas”. Toman el camino más largo, pero que es el que conduce a éxitos como los que se contienen en la obra que hoy presentamos. Y lo hacen sin renunciar a la rapidez o la velocidad necesarias, pero sin caer en el atolondramiento y, eso, mucho se agradece.

Por último, pero no menos importante, dejamos constancia expresa de nuestro reconocimiento a lo que este libro continúa haciendo: la lucha contra la Hydra de la corrupción y sus múltiples cabezas, sea económica, sea social, sea moral o sea política.

Se ha dicho que Chile no es un país corrupto y si lo miramos en comparación con otros países, eso es cierto. Pero CIPER devela que hay suficiente corruptos en nuestro querido país y no queremos que aumenten. Esa pelea que da el centro de investigación, varios de cuyos rounds contiene este libro, nos debe convocar a todos.

Ningún ideal de igualdad, de progreso ni de avance social, se puede hacer tolerando prácticas como las que se denuncian en esta publicación. Y no es cierto que no haya que temerle a los poderosos, no hay que temerle al combate a los poderosos y CIPER lo demuestra.

Lo mejor de Ciper 3: El periodismo que remece a Chile. versión impresa.

Lo mejor de Ciper 3: El periodismo que remece a Chile. versión e-Book